Red Iberoamericana de Investigación en Imaginarios y Representaciones (RIIR)

Inicio » Imaginación o Barbarie » Ozziel Nájera » Dr. Jeckyl y Mr. Hyde: Un antiguo drama adecuado a la cultura de masas

Dr. Jeckyl y Mr. Hyde: Un antiguo drama adecuado a la cultura de masas

yo

Por Ozziel Nájera

La historia humana se encuentra llena de relatos en los que el individuo teme ser poseído por fuerzas más allá de lo explicable, Fausto nos proporciona el ejemplo de posesión más explícito mediante un contrato. El descubrimiento del lado oscuro que Fausto experimentó lo dejo fascinado, tal y como sucedió en caso del Dr. Jeckyl quien sacrificó su ego para entregarse al hechizo de la sombra. A consecuencia de esto ambas figuras terminan transformándose, uno en un bebedor libertino y el otro en un monstruo.

Dr. Jekyll y Mr. Hyde es el caso más conocido en la literatura que habla sobre el manejo de la dualidad humana, del bien y del mal, inspirando una gran cantidad de historias y personajes que presentan un problema similar, a veces accidentalmente, y otras voluntariamente. Dr. Jekyll y Mr. Hyde son dos seres antagónicos que tratan de sobrevivir cada cual a su modo.

Dr. Jeckyl se llega a describir como un hombre “merecedor de respeto de los mejores y más sabios de mis semejantes”, lo cual habla de que su patente bondad encubría un desmedido deseo de aceptación social, lo que lo hizo terminar por adoptar una pose ante los demás con el fin de obtener su respeto y aprobación. Po r el contrario, Edward Hyde es definido como un hombre joven, de corta altura y de perversa apariencia además de dar la impresión de poseer algún tipo de deformidad. Uno de los aspectos más relevantes de Hyde proviene del comentario que hace Jeckyl cuando describe los efectos de su pócima en el momento que es tomada por vez primera: “me sentía más joven, más feliz en todo mi ser; en mi fuero interno experimentaba como una audacia embriagadora, tenía a la vista un mundo de imágenes sensuales que corrían con la misma rapidez del agua al salir del molino; sentíame desligado de los lazos de toda obligación y tenía una libertad de alma desconocida pero no inofensiva.”

El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde retrata la misma cualidad diabólica de Hyde en nosotros mismos que nos impulsa, nos fascina y nos arrastra a leer diariamente las terribles noticias que aparecen en los diarios; es también la que nos permite la identificación –y con ello el éxito- con personajes cinematográficos de la actualidad como el Doctor, Filósofo y Culinario Hanniball Lecter, Tyler Durden en Fight Club o con películas como American Psycho o Natural Born Killers, cuyas historias relatan y representan la división de la psique en opuestos complementarios.

Este conflicto entre el Dr. Jekyll y Mr. Hyde, donde el hombre descubre que su peor enemigo es él mismo, ha influenciado diversos adaptaciones en la literatura, el teatro, el cine, y la televisión. Una de las más famosas es la creación de Stan Lee y Jack Kirby, “El Increíble Hulk” personaje creado en los años 60s, donde un científico accidentalmente queda expuesto a la radiación de un aparato creado por él mismo, y la energía absorbida provoca que su ira reprimida tome la forma de una criatura verde de poder increíble, con personalidad e ideas propias, basadas en sus instintos.

Otro personaje de la cultura popular es el conocido enemigo de Batman Dos Caras, quien se mueve en los extremos del bien y el mal, debido a un terrible shock psicológico consecuencia del desfiguramiento de la mitad de su rostro.

 Existen otras adaptaciones cómicas, como en la caricatura japonesa Ranma 1/2, donde varios personajes cambian de forma (e inclusive de sexo) al mojarse sin poder evitarlo; otro caso cómico es La Máscara creación de la compañía de comics Dark Horse. En esta historia una reliquia mágica, una máscara, permite la liberación de los instintos y deseos más profundos de su portador, y el poder necesario para satisfacerlos; en este caso, no hay una separación moral completa, pues aunque aquel que usa la máscara pierde la conciencia de sus actos, su personalidad influye para limitar o dirigir las acciones de su alter ego.

Lo cierto es que lo atractivo tanto de Fausto como de Dr. Jekyll y es que ambos encarnan un conflicto con diversas representaciones imaginarias de los seres humanos. La ansiedad que conlleva a estas historias nos enfrenta con la necesidad de escapar de todas las represiones impuestas socialmente, con la tendencia a caer en el extremo y de que nuestro aspecto oscuro evada todo control.

16 de junio de 2016

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: