Red Iberoamericana de Investigación en Imaginarios y Representaciones (RIIR)

Inicio » Imaginación o Barbarie » Luís Beltrán Saavedra Mata » Aproximación al imaginario del arte moderno

Aproximación al imaginario del arte moderno

luis

Por Luís Beltrán Saavedra Mata

Realizar una aproximación personal a dos obras de art pop, tipo ready made, de Marcel Duchamp (1887-1968) a partir de la teoría hermenéutica, viene a ser el propósito de este texto breve. Lo cual representa todo un reto, dado que las vanguardias estéticas modernas como “Arte retiniano” son indefinibles. Pues, la experiencia evanescente, efímera, de lo cinético como realidad en movimiento es inenarrable.  Debe ser vivido.

 Agréguese a ello que la dimensión ontológica de lo actual, como realidad cambiante, no es más que una quimera. Así como el conocimiento racional, sistemático, científico o metódico de lo real dado físico y social, en tanto que aprehensión (inteligibilidad) del acaecimiento empírico, también es una cuestión inestable, quimérica. Opiniones sueltas y molientes, moldeadas por el ambiente, cual el canto rodado de las corrientes del pensamiento humano.  E igualmente la axiología o teoría de los valores morales y juicios estéticos, no son sino opiniones subjetivas.

 Por lo que de corolario, desprendido de las premisas anteriores, se tiene que el arte moderno constituye una especie de policromía, consecuencia de ciertas operaciones conducentes a realizar reducciones esenciales de algunos aspectos o dimensiones de los objetos y cosas. O de la realidad cotidiana, que el artista del art pop, como el dadaísmo, no realiza propiamente mediante habilidades manuales y técnicas pictóricas o escultóricas llevadas al extremo del virtuosismo. Sino que, sencillamente, escoge. O elige a voluntad con fines experimentales. A modo  de una crítica mordaz a la institucionalidad representante del orden social establecido. Y, en particular, de las bellas artes, donde la obra de arte no es más que un fetiche de la mercancía, a tenor de la teoría crítica derivada de la economía política marxista.

hausmanndada-berlin

En este sentido, el arte moderno se nos presenta como un atelier crítico de los elementos fundantes de la sociedad occidental y sus representaciones graves de la belleza, bello-sublime y lo bueno, según la tradición aristotélica, agustiniana y tomista. Entonces el ready made se presenta como un “divertimento”; de hecho, la “Rueda de Bicicleta sobre un Taburete” (Duchamp, 1913, 1951) comenta su creador que la escogió como representación  (primera obra de arte cinético del siglo XX) porque le pareció “agradable de observar cómo desaparecían los radios al girar la rueda”.

 Cosa similar  fue al tener la “intención de la secadora de botellas”, no tanto por recurrir a su “valor de uso”  (Marx, dixit), normal en toda familia francesa de la época, sino como “escultura ya hecha”; esto es, la transgresión de hacer obras de arte que no son obras de arte, sino que son elementos que se combinan como juegos simbólicos representantes del imaginario social moderno-industrial.

Finalmente, hay que decir que ambas obras referenciadas, en tanto que constructos irreverentes son una exploración en cuanto a volumen, textura, movimiento y espacio finitos de la materia, donde el artista ofrece posibilidades de acercarse a experiencias estéticas en que la obra de arte tridimensional produce efectos en el espectador, pero no son dables de definiciones estereotipadas.  Ello vendría a ser parte del imaginario social moderno.

02/02/2017

A %d blogueros les gusta esto: