Red Iberoamericana de Investigación en Imaginarios y Representaciones (RIIR)

Inicio » Imaginación o Barbarie » Javier Diz Casal » Los imaginarios sociales de la contracultura del L.S.D. en la obra de Tom Wolfe: Merry pranksters y Day-glo de colores. (Spoiler)

Los imaginarios sociales de la contracultura del L.S.D. en la obra de Tom Wolfe: Merry pranksters y Day-glo de colores. (Spoiler)

DIZ

Por Javier Diz Casal

La obra The Electric Kool-Aid Acid Test, fue publicada en 1968 por la editorial Farrar, Straus and Giroux. Prometía ser una rara avis que antologizaba los imaginarios sociales de la contracultura del “L.S.D.”[1] en la “América” de los 60s. Wolfe había vivido toda aquella efervescencia del movimiento beat [2], el ensalzamiento espiritual por medio del L.S.D. o enteógenos como el cannabis y el acercamiento hacia Oriente entre inciensos de sándalo, telas exóticas y melodías de sitar.  Era una contracultura que trató de popularizarse como un movimiento en contra de lo estadounidense, de ahí la generalización del término Beatnik, que hacía alusión al satélite Sputnik de los rusos.  Kesey, o Cassady, guía de Furthur, han sido los principales actores[3] que han erigido los imaginarios sociales de la contracultura del “L.S.D.” y que por aquel entonces hacían tambalear la concepción de la realidad de muchas personas hasta venirse abajo, para ser repensada desde otros parámetros de sentido vital. Y así fue, surgió una generación que pivotaba entre lo beat y lo beatnik, entre una moda superficial y una búsqueda auténtica de lo que se presumían elementos esenciales para el desarrollo personal y la comunión con los dioses. La esencia de lo “beatífico” podría reposar perfectamente en las palabras de Kesey, recogidas por Tom Wolfe:

“Esto es lo que espero que suceda en este viaje. Estamos empezando a hacer cada cual lo suyo, y vamos a seguir haciéndolo de la forma más abierta posible, y ninguno de nosotros va a oponerse a lo que los otros hagan.”

                                                                                   (Ken Kesey. Ponche de ácido lisérgico)

Todo este movimiento hundía sus raíces en los conceptos contraculturales de Jack Kerouac (Kerouac llegó a viajar con los Alegres Bromistas), William Burroughs, Herbert Huncke, John Clellon Holmes, y Allen Ginsberg entre otros. De hecho Ginsberg era uno de los fervientes críticos del término beatnik para referirse a ellos. Las ideaciones sociales sobre el L.S.D. en la obra de Wolfe reposan sobre pilares “superficiales y ajenos al espíritu de los hechos” según Kesey, Wolfe nos habla de una historia cuya narración deforma lo ocurrido. Pero Wolfe está plenamente asociado a estos imaginarios sociales porque su obra narra los hechos, peripecias, viajes y diálogos de toda esa etapa. Para Kesey, finalmente el L.S.D. no sería la llave, no podría convertirse en el medio por el cual alcanzar esos estados de conciencia. Después de varios problemas judiciales, Kesey organizó una última “prueba del ácido” con la intención de cambiar el rumbo hacia un estado de conciencia plena sin el uso del ácido lisérgico.

Tras todos sus viajes, tras las pruebas del ácido, tras el Day-glo de colores, tras las reuniones en la Casa de la Estufa Espacial, tras los conciertos de los Greatiful Dead todo se tambaleó y se vino abajo. Los imaginarios sociales del L.S.D. no conseguirían emerger por sobre otras estructuras socialmente legitimadas y establecidas como dominantes, las guerras no terminarían, el gobierno seguiría teniendo legitimidad, la espiritualidad estaría patentada y seguirían existiendo los “zapatos negros”.

Pero de todo ello se generó un sustrato del que germinó un movimiento contracultural sin precedentes, cientos de miles de jóvenes habían bebido de esos imaginarios sociales y pese a que los deseos de muchos beats se esfumaron, las siguientes generaciones estaban listas para emerger, de distintas maneras, como una fuerza de peso contra el poder establecido. The Summer of Love y el Monterey International Pop Music Festival (1967) o las distintas ediciones del Woodstock Music & Art Fair, principalmente la primera y segunda (1969 y 1979) fueron reminiscencias cuyo germen reposaba en estos imaginarios sociales del “L.S.D.” que generación tras generación irían transmitiendo esa semilla contra el poder establecido con los determinantes específicos de las coordenadas espaciales de cada promoción.

[1] Nos referiremos a los imaginarios sociales del L.S.D. como estandarte de un movimiento de cambio social.

[2] De beatnik, término acuñado (2 de abril de 1958)  por Herb Caen para referirse a los integrantes de la Generación Beat o simplemente los Beats.

[3] El elenco de este movimiento descrito por Wolfe es tremendamente extenso pero destacan Montañesa, Mike Hagen, Black María, Stewart Brand, Doris Delay, Hugh Romney, el Colgado, Sandy Lehmnann-Haupt, Page Browning…… son algunos de los integrantes más preponderantes de esta historia y según Wolf, han sido de vital importancia para la creación de esta novela.

25 de julio de 2016

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: